Saltar al contenido

La extinción de las especies en el mundo animal

En los últimos años, se ha producido una mayor concienciación sobre el problema de la desaparición de especies debida a la acción directa o indirecta del ser humano. Tanto es así que en la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro en 1.992, se puso especial énfasis en estos problemas, firmándose el convenio de la biodiversidad.

            La mayor biodiversidad del planeta se alberga en las selvas tropicales, en ellas se encuentran entre la mitad y las dos terceras parte de las especies del planeta, conocidas y desconocidas, aunque representan solo el 7 % de la superficie emergida de la Tierra. Pero en todo el Planeta sufren el acoso del progreso y del  desarrollo con la tala de bosques para construir carreteras, criar ganado, extraer maderas nobles… Como ejemplo se calcula que la actual selva de Madagascar tiene solo el 2 % de su extensión original. La tasa de destrucción anual de selva tropical es de un 1% directamente y otro 1% que se ve afectada indirectamente. La perdida de selva tropical es mucho más grave que la deforestación en zonas templadas, por un lado se está produciendo mucho más rápido y por otro el proceso de sucesión secundario es casi imposible al tratarse de suelos muy pobres y muy lavados.

            Las consecuencias globales de la destrucción de las selvas tropicales son entre otras, un reforzamiento del efecto invernadero (con el consiguiente calentamiento) por la producción de CO2 por la quema de los bosques, y por la disminución del efecto amortiguador que produce la evapotranspiración y del efecto sumidero de CO2 una desertización acelerada, por la rápida perdida del suelo y otras catástrofes que pueden poner en peligro nuestra civilización o incluso a la propia especie.

            Una de las consecuencias principales de la reducción y fragmentación de las selvas tropicales es la desaparición de poblaciones enteras de animales y plantas y la extinción de muchas especies. Se estima que en los próximos 30 años puede desaparecer un millón de especies (es decir casi un centenar diario), por acción directa o indirecta del hombre.

            La extinción de especies es parte del proceso evolutivo. Las especies se extinguen porque otras, a las que ellas han dado origen están mejor adaptadas y las eliminan por competencia. Pero esta no es la única causa natural de extinción de especies, pueden darse cambios ambientales, climáticos o catastróficos que conduzcan a la desaparición de especies, muchas veces en espacios de tiempo muy cortos desde el punto de vista geológico. Un ejemplo de esto entre otros muchos son los dinosaurios.

            En la actualidad la tasa de extinción de especies es 1.000 veces superior a la ocurrida desde la prehistoria. No se han producido extinciones masivas salvo en caso muy concretos de catástrofe planetaria como la caída de grandes meteoritos. En estos casos las extinciones masivas son aleatorias y afectan por igual a todas las especies estén mejor adaptadas o no, lo que introduce un nuevo factor de azar en la evolución.

            Ninguna de las catástrofes planetarias ha sido tan intensa y de efectos tan rápidos como la que estamos viviendo ahora. Por ejemplo factores que aniquilaron en más a los dinosaurios y a otras muchas especies no afectaron a las plantas superiores, por otro lado dicha extinción pude hacer ocurrido a lo largo de millones de años, mientras que el ritmo actual es muy rápido.

            Se estima que en los últimos 200 años han desaparecido 100 especies de mamíferos, 160 de aves y otras muchas de otros grupos por acción antrópica. En la actualidad hay más de un millar de animales superiores en peligro de extinción. En los últimos milenios parece que se ha acelerado el proceso de extinción y parece haber un efecto antrópico en ello. Con la expansión demográfica ocurrida después de la última glaciación desaparecieron docenas de grandes mamíferos, desaparición que unos investigadores atribuyen a los cambios climáticos y otros a la caza directa del hombre que acababa de inventar la punta de lanza de piedra.

            En la actualidad hay más de mil especies de vertebrados en peligro de extinción, el número de plantas en superior y el de invertebrados casi imposible de calcular. Entre los animales más conocidos amenazados de extinción están el lince ibérico, el rorcual azul, el rinoceronte negro, el gorila de montaña, también el de la llanura, aunque la amenaza para este es algo menor, el buitre de California, la pantera de las nieves, el guan aliblanco, el titi dorado…

            En la Península Ibérica hay unos 250 vertebrados amenazados de extinción (entre mamíferos, aves, reptiles anfibios y peces). Entre ellos hay una docena que están muy amenazados con poblaciones que no aseguran la posibilidad de recuperación entre los que esta el oso pardo, el urogallo el águila imperial, el águila pescadora y otros.             El ser humano es el responsable de la desaparición de muchas especies, no solo por su actuacióndirecta sino también por acciones indirectas que son tanto o más importantes.