Saltar al contenido

El Compromiso del Progreso

En la actualidad nos encontramos en uno de los puntos mas importantes de la historia de la humanidad. De los pasos que demos y de las decisiones que tomemos dependerá la subsistencia de nuestro planeta y de gran parte de la vida que contiene.

Los últimos cálculos estiman que las reservas de petróleo están a punto de acabarse, y de continuar nuestro ritmo de consumo nos quedan entre 40 y 80 años, después nada.

Uno de los mayores problemas de nuestra civilización ha sido el agotamiento y el despilfarro de los recursos naturales. Desde mediados del siglo XIX, con la revolución industrial, la cultura de la explotación de los recursos naturales ha estado a la orden del día. Esto no sería un problema si dispusiéramos de un medio ambiente capaz, no solo de suministrarnos recursos de manera ilimitada, sino también de asimilar la gran cantidad de residuos que el consumo de dichos recursos genera.

En la actualidad nadie discute que el incremento de la emisión de gases de efecto invernadero y el despilfarro de los recursos naturales son la principal causa de los problemas medioambientales que nos afectan.

Pero esto no siempre ha sido así, la sensibilización medioambiental, las políticas de desarrollo sostenible y de reciclaje no siempre han existido.

Fue en los años 90 del pasado siglo XX, cuando gracias a la maduración de las primeras iniciativas medioambientales, los países, de manera autónoma comienzan a desarrollar políticas y normativas de respeto al medio ambiente.

En 1992, en la cumbre de Rio,, la International Organization for Standarddization (ISO), afirma que va a dedicar sus esfuerzos a crear una norma equivalente a la familia de las ISO 9000, pero en vez de calidad, se van a centrar en el medio ambiente. Son las que mas adelante serían conocidas como ISO 14000.

A partir de aquí surgen muchas iniciativas respetuosas  no solo con el medio ambiente, sino también con la seguridad y el progreso, es el caso de El Compromiso del Progreso.

El Compromiso del Progreso es una iniciativa que surge de la industria química.