Saltar al contenido

¿Deberíamos creer en la tarología?

¿Deberíamos creer en la tarología?

Lejos de ser una práctica misteriosa reservada a los videntes, el tarot está abierto a todos. La tarología consiste en leer las cartas. Estos responden a todas las preguntas posibles. Solo, ¿debemos confiar en las respuestas?

Comprender la tarología para comenzar

La tarología es una de las muchas ramas de la cartomancia. El objetivo es leer el futuro de una baraja de cartas. Al mismo tiempo, este arte adivinatorio brinda información importante sobre uno mismo. Hay varias variantes de esta cartomancia, pero el tarot de 78 cartas de Marsella sigue siendo el más conocido. 22 de ellos representan los grandes arcanos o esquemas. Los otros 56 dan los detalles. Estos son arcanos menores que los adivinos principiantes pueden dejar de lado para comenzar lentamente.

Antes de creer, debes saber interpretar las cartas.

Aunque es accesible, el tarot no es fácil de entender. Cada carta tiene su propio significado. Hay que saberlos de memoria. También importa si una carta está al revés o al revés. Una sucesión de símbolos se lee como una oración con detalles muy precisos. Es posible tener fechas y cantidades cuando la persona lo esté tomando de la manera correcta. Entonces, antes de que lo crea o no, debe aprender a leer bien las cartas. Los detalles de los pequeños arcanos son realmente importantes en este arte de la adivinación.

Más que una creencia, es una ciencia

El tarot trata de otras cosas además de la creencia. Las tarjetas dan respuestas basadas en las vibraciones que emite una persona. Por lo tanto, la consulta debe tener lugar frente a la persona interesada. Este último influirá en los resultados por su mera presencia. Las respuestas se adaptan según las personas que consultan. Si creer o no, depende de todos. El adivino también tiene su papel ya que puede ser creíble o no. Sus interpretaciones deben estar siempre en sintonía con el contexto.